Colexio oficial de arquitectos de Galicia - Delegación Lugo

COAGLUGO

16/09/2009 | Noticias

A Xunta paraliza o proceso para subvencionar rehabilitacións

 Visto en EL PROGRESO- Asina Miguel Olarte  13/09/2009

La Xunta acaba de ordenar la paralización de la tramitación de las cédulas de rehabilitación de calidad, que son las que dan acceso a las subvenciones para la rehabilitación de edificaciones en los conjuntos históricos y en la zona rural. Según la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, esta paralización se mantendrá hasta que se revisen los trámites para su concesión, aunque no hay fijado un plazo para esa revisión.

Esta paralización coincide en el tiempo con la orden publicada en el DOG por la que se da cuenta del agotamiento del fondo destinado para subvencionar las rehabilitaciones de calidad este año, que era de 2.450.000 euros.

Tanto el Ayuntamiento de Lugo como el sector de la construcción han manifestado su preocupación por la decisión de la consellería sobre la tramitación de las cédulas, que puede incidir negativamente en  la única área de la construcción que se ha mantenido estable en la provincia pese a la crisis. No obstante, todos confían en que la Xunta no alargue excesivamente el proceso y que éste sirva para mejorar la tramitación y no para restringir las ayudas.

La cédula de rehabilitación de calidad es el documento que permite acceder a las subvenciones a cualquier particular que quiera rehabilitar un edificio situado en un caso histórico o en el medio rural. Certifica que las obras que se llevan a cabo se realizan respetando las normativas y los materiales específicos indicados para este tipo de entornos. Una vez que esa cédula era concedida, el beneficiario tenía dos años para solicitar la subvención correspondiente, siempre dentro de los plazos habilitados para estas convocatorias. Las ayudas podían llegar a los 24.000 euros, e incluso a los 30.000 si se trataba de obras de renovación.

La diferencia este año es que no sólo se ha cerrado, como cada ejercicio, el plazo para pedir las ayudas, sino que se va impedir que se sigan documentando las solicitudes de cédula que tendrían que dar acceso a las subvenciones futuras. Según fuentes de la Consellería de Territorio —que ha asumido las competencias de vivienda—, con esta decisión pretende "no generar expectativas exageradas y ajustar las nuevas cédulas a las líneas de subvención que se abran el próximo ejercicio. "Además, queremos revisar los trámites, para agilizarlos. Por eso, no se volverá a abrir la tramitación hasta que no tengamos claros los cambios y el dinero disponible". Por tener una referencia, este año la orden que abría el plazo para la petición de subvenciones y establecía la cuantía máxima se publicó el 18 de febrero.

Funcionan bien
Pese a todo, desde la propia Xunta reconocen que estas subvenciones estaban funcionando hasta el momento muy bien y hay mucha demanda, algo en lo que coinciden la administración local y el sector de la construcción. Los tres las sitúan como el pilar básico que animaba a los particulares a que sus proyectos de rehabilitación en entornos tan especiales aumentaran tanto en calidad como en presupuesto y en importancia de la actuación.

Según explica María Novo, responsable de Urbanismo del Concello de Lugo, "son subvenciones que no se pueden ver sólo como un gasto, ya que nos han permitido poner en valor mucho de nuestro patrimonio, y eso es un beneficio para todos. Hasta ahora estaban funcionando de maravilla. Por ejemplo, en la línea que tramita que el Concello a través de Evislusa recibimos el doble de solicitudes que de ayudas disponibles".

Pero ese beneficio social no se limita al patrimonio, sino que incide de forma muy directa en la economía real. Eugenio Corral, directivo de la Asociación Provincial de Empresarios de la Construcción (APEC), explica que "la rehabilitación es la base fundamental de las pequeñas y medianas empresas de la construcción de toda la provincia. De hecho, cuando hablabas con esos empresarios te decían que este año si estaban aguantando era por eso, por la obras en las casas de aldea".

Según Corral, "si lo comparas en euros con el volumen de obra nueva puede que no parezca tan importante, pero en el conjunto de la actividad empresarial lo es, y mucho. Hay que tener en cuenta que la rehabilitación es un tipo de obra que genera mucha mano de obra, porque es muy artesanal".

Por todo ello, la Apec, al igual que el Concello, confía en que "esta decisión de la Xunta no suponga un obstáculo para la concesión de las subvenciones, sino que realmente sirva para agilizar los trámites, dada la importancia de estos sectores en la economía de la provincia".

Un nuevo sector empresarial
La rehabilitación de calidad no sólo ha supuesto un beneficio social en lo que se refiere a mantenimiento del patrimonio y a la creación de y mantenimiento de mano de obra, sino que ha permitido que muchas firmas del sector se centren en estos trabajos, que requieren un alto grado de especialización e, incluso, de inversión en investigación y desarrollo. Suelen ser, además, empresas con mucha mano de obra.

Así ha sucedido, por ejemplo, con la recuperación de materiales como la piedra y la madera —muy especialmente en este caso, ya que la evolución que ha sufrido este material en su durabilidad ha sido espectacular, gracias a lo que está recuperando el sitio que le había usurpado el antiestético aluminio— o el desarrollo de tecnologías y sistemas de colocación para hacer compatible la incorporación de la nuevas tecnologías a la gestión de hogar con los materiales tradicionales.